Los que no quieren ver

Documental sobre una pareja de ciegos. Primero se los sigue por separado hasta que cuentan cómo se conocieron. Aunque por suerte hay elementos didácticos en la narración que permiten entender un poco mejor cómo es la vida de ambos, la película de forma sorprendente empieza a escalar en drama, yendo más lejos la simple difusión de sus vicisitudes como ciegos. La ceguera queda de lado y comenzamos a seguir sus sueños, sus ambiciones y también sus conflictos, que son parecidos a los de cualquier ser humano. El final es muy emocionante y también movilizador. A pesar de la tristeza, la película consigue su objetivo, estos dos personajes se quedan en el corazón del espectador mucho después de terminado el largometraje.

Ver Fuente